Etiquetas

, , , , , , , ,

Detalle de una cúpula de Samarcanda. Foto: Webislam.com

Tal como reza nuestro encabezado, creemos que los perfumes nos cuentan historias, más o menos extensas. Las fragancias tienen la capacidad de llevarnos a lugares en los que jamás hemos estado, en este caso, como la ciudad de Samarcanda (Uzbekistán). Jean-Claude Ellena la homenajeó por ser un punto de paso clave entre Oriente y Occidente en la “Ruta de la Seda”: por allí pasaban las caravanas con especias.

Sin embargo, Poivre Samarcande es un eau de toilette que nace de algo mucho más cotidiano: del olor que tenía un roble enfermo en frente de la casa del perfumista de Hermés. La madera había tomado un olor picante y ahumado que fue recreado en esta fragancia como parte de la línea Hermessence. La inspiración suele estar tan sólo frente a nuestras narices.

Comienza con una salida transparente y fresca, pero el escozor de la pimienta y la dulzura especiada de la paprika conducen a la imaginación a lugares áridos y milenarios. La alcaravea cierra esa especie de simbolismo de lo exótico que guardan las memorias del parfumeur. Las maderas de roble y cedro aportan el rasgo occidental/europeo y el musgo de roble provoca un acabado olfativo análogo al matelassé: mullido pero sin perder textura y aridez.

Si bien creemos que -según los criterios de clasificación del mercado- es el más “masculino” de la línea, encontramos en Poivre Samarcande un interesante toque de distinción y elegancia femeninas.

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

V.B.

Foto: Oak-tree-guides.blogspot.com.ar