Etiquetas

, , , , , ,

Foto: Perfilprivado.com

La última obra perfumística femenina de Cartier fue Baiser Volé (2011). Un eau de parfum solifloral que recorre olfativamente absolutamente todo el lirio: desde el tallo recién cortado pasando por sus verdes hojas y culminando con la tersura diáfana de la flor blanca del lirio.

Al disfrutar de las primeras notas, percibimos la frescura de una colonia con matices verdes de gálbano y florales blancos. Aquellas que usaron Coqueterías (Fragancias Cannon) durante su infancia, no podrán evitar la conexión inmediata. Pero, así como cuando nos roban un beso, nos quedamos sorprendidos con el vuelco que da este perfume. Se evapora lo aniñado y aparece lo sensual.

De golpe, se destapa una sensación cremosa, aterciopelada y dulce. La perfumista Mathilde Laurent corporizó este suave soufflé con un acorde de rosas y vainilla. Ese incipiente dejo gourmand y especiado evoca a la fragancia de los pistilos del lirio. Nos imaginamos lirios de pétalos carnosos macerándose en un colchón de rosas y vainilla. Realmente lo que olemos es como si nos hubiéramos aplicado crema en lugar de perfume.

Femineidad, elegancia, sutilezas, luminosidad y sensualidad: todo à la francaise. Mientras olemos, nos sentimos como un lirio fresco en un lecho de rosas. O mejor aún, imaginamos una caminata por Champs-Élysées, una luminosa mañana de verano.

Origen de la muestra: regalo por compra.

V.B.

Foto: Mylifestylenews.blogspot.com.ar