Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Tabaco

Foto: Citycigarcompany.com

Para los que sostenemos que el fumar es perjudicial para la salud, hablar de “tabaco caramelizado” puede sonar como un oxímoron. Pero ¡atención! Una cosa es fumarlo y otra -muy deliciosamente distinta- es rozar con la nariz a un cigarrillo sin encender o al paquete del tabaco de pipa. El aroma del tabaco es confortablemente cálido y energizante a la vez.

En 2004, Jean-Claude Ellena diseñó Vetiver Tonka para la línea Hermessence. Buscó la forma de engarzar la rusticidad del vetiver, con sus matices terrosos amaderados, presentándolo en una “bandeja dulce” de haba tonka. La fragancia abre muy licorosa, en los que se mezcla el vetiver y el sándalo. El acorde tabaco-praliné (avellanas caramelizadas) genera adicción: es imposible dejar de olerlo.

La clave secreta de esta composición se encuentra en la cumarina, sustancia extraída del haba tonka. Ella sola tiene los matices que resolvieron la mayor parte del desafío que se había propuesto el perfumista de Hermès: huele a caramelo, a avellana tostada, a tabaco, además de tener un dejo leve a vainilla y otro tanto a chocolate. Si hay algo similar a una “golosina de tabaco”, ella es el gourmand Vetiver Tonka.

Ya hemos escrito una reseña general sobre la exclusiva línea Hermessence aquí.

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

V.B.

Foto: Junglefrog-cooking.com