Etiquetas

, , , , , , , , , ,

"El concierto musical" de Jean-Honoré Fragonard (1754). Imagen: Elcajondelospinceles.blogspot.com

Colores pasteles, exuberantes vestidos, un claro en boscosos jardines reales, fuentes, manjares y amoríos. El pintor Jean-Honoré Fragonard plasmaba una y otra vez estos escenarios rococó, en los que reflejaba los placeres cortesanos de la Francia del S. XVIII.

Seguramente, la casa Fragonard (llamada así en honor al pintor oriundo de Grasse) se inspiró en “El concierto musical” para componer Concerto, un eau de toilette masculino. Si bien está dirigido a los caballeros, ya conocerán nuestra opinión al respecto: más allá de los rótulos, puede ser llevado indistintamente por una dama.

Cual ese claro en medio de los añosos árboles, esta fragancia irrumpe en el aire como una sinfonía, alegre y luminosa. Notas cítricas de mandarina, bergamota y de un limón suave y dulce retozan en nuestras narices. Un bouquet de jazmines y rosas como corazón dan el toque rococó. El brinda cierta astringencia al acorde, mientras que la albahaca perfuma con sensualidad y le da la pincelada bucólica.

Y si de romances a media luz hablamos, la danza del sándalo, del ambar y del patchouli es un afrodisíaco exótico que no falla. El primero aporta ese mix de sensaciones -dulce, entre seca y cremosa- de la madera de sándalo. Luego, el ambar, con su nota resinosa y acogedora. Por último, la rebeldía áspera del patchouli.

Aunque pueda parecer una bomba de olores invasivos, la virtud de Concerto es que es envolvente y cautivadora, pero a la vez también es ligera como el agua. Es una fragancia transparente y jovial, pariente cercano de CK One o L’Eau de Issey Miyake.

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

V.B.

Foto: Fragrantica.com