Etiquetas

, , , , , , , ,

Foto: Hermes.com

Este eau de toilette lanzado en 2004, tiene una mística atrapante. El frasco muestra un cielo estrellado y un horizonte definido por hipnóticas ondulaciones (¿el océano o médanos de arena?). Y al rociar nuestra piel con esta poción maravillosa de Hermès, creada por Nathalie Feisthauer y Ralf Schwieger, el encanto no se hace esperar.

Una frescura inusual, sin clichés -que mezcla cítricos con madera seca de cedro– abre de una forma sumamente adictiva. Sale primero la efervescente naranja, cuya explosión se suma a las chispas de la rasposa pimienta. Después surge un dulce toque empolvado y floral, pero cual estrella fugaz.

En ese momento que seguimos buscando con el olfato a ese brevísimo destello de alguna flor, el sugerente ambar comienza a brindar su calidez resinosa. Como si fuera el cielo, el cedro sigue de fondo, atraviesa toda la composición. Durante horas quedará el sello de Eau des Merveilles en nuestra piel.

Lo que resulta sumamente intrigante de esta obra -que consideramos unisex- es cómo transmite la sensación  de estar caminando sobre la arena tibia mientras observamos el anochecer, con la brisa marina en el rostro.

Origen de la muestra: obsequio de un familiar.

V.B.

Foto: Blog.guedalia.com