Etiquetas

, ,

Imagen: Lucas-Ayala.com.ar

Si René Magritte hubiera sido perfumista, posiblemente alguna de sus creaciones se hubiera llamado Not A Perfume. De hecho, es imposible no pensar en el pintor belga y su (aparente) paradoja planteada en la célebre obra de la “no-pipa”. Es que la sensación que nos produce es muy similar en ambos casos :”Si esto no es una pipa/perfume ¿qué es?”.

En el primer caso, la respuesta es: “Ésto es la representación de una pipa”. En el segundo, la respuesta es un poco más larga. Not a Perfume es algo no tradicional. ¿Qué buscamos en un perfume? Oler a otras cosas (flores, especias, maderas, etc.) que nos transporten a algún lugar y tiempo, que nos cuenten una historia. Y eso es lo que aquí no encontramos.

Esta fragancia monocorde de cetalox -en concentración eau de parfum– es la máxima expresión del minimalismo en Juliette Has A Gun. La primera vez que lo olimos, no lo percibimos mucho. Pero a medida que lo comparábamos con cómo quedaba en diferentes pieles, descubrimos el misterio: su propósito es realzar el olor particular de cada piel, como toda nota ambarada.

En algunas personas queda metálico, en otras se siente más floral y en otras deja una impronta que raya en lo amaderado (hasta ahí llegamos, por ahora). Para poder abarcar los posibles matices de Not A Perfume, habría que salir con un frasco a rociar a todos (hombres y mujeres) con los que nos crucemos y seguirle la evolución durante una hora. Trabajo arduo pero interesante, sin dudas.

Así llegamos a la conclusión de que este “no-perfume” de Romano Ricci logra su propósito de “captar” esa esencia tan buscada por Jean-Baptiste Grenouille a lo largo de la novela “El Perfume” de Patrick Süskind, pero de una manera amistosa (¡por suerte!).

V.B.

Origen de la muestra: gentileza de Diffupar

Foto: Luckyscent.com