Etiquetas

, , , , ,

Habanita, Molinard

Imagen: Fragrantica.com

Una de las casas perfumísticas más tradicionales nacidas en Grasse es Molinard. Allí fue fundada en 1849. En 1920 se trasladó a París y 4 años después lanzó Habanita, el eau de toilette más importante de su historia. El frasco -de color negro y con relieves de ninfas- se llamaba Beauty y había sido creado por René Lalique.

En 1988, de “la nariz” de perfumistas de la escuela de Roure, relanzaron Habanita. Y no es casualidad. Creemos que esta fragancia oriental representa algo muy puntual que sucedió durante aquellas dos décadas en las que salió a la palestra. Luego veremos por qué.

Percibido au débouché (desde el frasco) es cálido, alicorado y dulce gracias a las notas de melocotón. Pero cuando se aplica sobre la piel “muestra las garras”. La combinación de rosa e ylan-ylang lanza destellos de olor a hule. A los minutos, puede parecerse un poco al caucho quemado, tal vez por el cuero que ostenta como nota de base. Sin embargo, casi media hora después, podemos decir que sí parece un típico eau de toilette, con apolvadas notas de vainilla. Recién aquí aparece la suavidad.

En los años 20’s -producto del horror vivido en la 1° Guerra Mundial- el recato y la sobriedad fueron dejados de lado para vivir a fondo. La mujer, que hasta el momento había estado relegada, ahora se mostraba en un rol social y sexual activo. No sólo coqueteaba, usaba el cabello a la garçon y mostraba las piernas; sino que también jugaba deportes al aire libre, comenzaba a votar y a ir a las universidades. Años en que destellaban figuras como Virginia Woolf, Colette y Gertrude Stein.

En los 80’s se completa este proceso de avance femenino a la par de los hombres, ya con las mujeres en altos cargos empresariales y políticos. Y ni hablar de la moda masculina llevada por mujeres: hombreras, blazers, pantalones, maquillaje que endurece los rasgos y tacos para ver el mundo desde arriba.

Habanita simboliza a esa mujer: atrapante, embriagante y de carácter fuerte, pero siempre femenina.

V.B.

Origen de la fragancia: muestra, regalo de un familiar.